La FIFA dice que las acusaciones sobre ética son "ridículas y sin fundamento"