La FIFA consiguió el gol imposible: asistencia de Messi y golazo... de Cristiano Ronaldo