Tensión y nervios en los cacheos a los hooligans ingleses para entrar al estadio