Euforia entre la afición madridista después de ganar al City y clasificarse para la final