España, la bestia negra de Italia: la última derrota en competición oficial fue en 1994