España es el tercer más amonestado de la competición