Emery, indignado con los periodistas