Emery: "Un gran sabor de boca, pero prudencia"