El plan de Emery funcionó: sacó un punto del Vicente Calderón