Emery, enfadado con la afición