¡Ejemplar! Lanza un objeto al campo y su propia afición le señala como culpable