El Eibar vela armas antes de enfrentarse al Barça entre cañones de escopeta