¡Duró cuatro segundos en el campo! ¿La lesión más rápida de la historia del fútbol?