Simeone, en estado puro