Diego López y Víctor Valdés, cara a cara