A Diego Costa solo le faltó el gol en el que pudo ser su mejor partido con la Roja