Diego Alves, el hombre del partido que se convirtió en la pesadilla de la MSN