Di María paga la novatada con el PSG y tiene que cantar subido a una mesa