¡Deulofeu apura la línea de fondo, da el pase de la muerte y Oliver no llega por un palmo!