Después de la tormenta ¿llegará la calma al derbi catalán?