Xabi, un esfuerzo ejemplar