Dembélé, pese a problemas burocráticos, firma hasta 2022 y alienta al Camp Nou