De Gea, la prolongación de Casillas