David Beckham se ríe de sí mismo en una parodia de sus anuncios más típicos