Dani Alves baja las escaleras mecánicas del estadio de Berlín arriesgando una lesión