Curtis, el pueblo en el que los niños prefieren a Lucas Vázquez antes que a Cristiano