Cruyff hace olvidar los colores: su genialidad y su obra está por encima de todo