El día en el que Cruyff cambió la grada por el banquillo en mitad de un partido