(Crónica) La leyenda Totti, al rescate de la Roma