(Crónica) Rober Ibáñez amarga el estreno de Caparrós