Crónica del Real Madrid - Nápoles, 3-1