Crónica del RC Celta de Vigo - Panathinaikos, 2-0