Crónica del Liverpool - Roma, 5-2