(Crónica) La Juventus gana con fortuna y el Nápoles con solvencia