(Crónica) El Granada sobrevive a su desangre contra el Betis