Crónica del Girona - Barcelona, 0-3