Crónica del Azerbaiyán - España, 2-4