Crónica del Athletic Club - Rapid de Viena, 1-0