Crónica del Alavés - Real Madrid, 1-4