Cristiano vuelve a Nicosia para silenciar Chipre