Sonriente y rodeado de su familia: así fue el discreto Balón de Oro de Cristiano