Mirada a la grada y gestos al público: el desencuentro de Cristiano con el Bernabéu