Protestón, enfadado y sin celebrar los goles: así fue el partido de Cristiano ante el Rayo