Marcelo intentó calmar a Cristiano ante una grada enfurecida con el delantero