Cristiano regresa a casa… de su viejo rival