El Real Madrid tiene la Liga muy difícil pero no baja los brazos… en público