La Roja cortó el rollo a Cristiano