Cristiano no vivió su mejor día en Pamplona