CR7, de la tristeza a la felicidad en un año