Cristiano tranquiliza al Bernabéu y se cambia por Arbeloa en el segundo tiempo